3 de febrero de 2005

Chicle

Un edificio sucio, viejo. Buzones verdes. Podría ser el Gótic, pero no lo es.
Subo dos escalones por detrás. Escaleras interminables hacia el ascensor.
¿Te espero aquí o subo contigo?
Mascullas algo ininteligible sobre el orden y te encoges de hombros.
No debería subir. Lo siento. Decido seguirte.
Mi pierna se enreda, como una cinta elástica en la precaria barandilla de la escalera.
Intento llegar hasta ti.
No puedo.
Me tiendes la mano.
Siento que caigo si me estiro un milímetro más.
Si caigo...me sujetarás, verdad?
Promesa de besos en el ambiente. De caricias furtivas esperando en el ascensor.
Me estiro aún un poco más.
Me sujetarás, verdad?

Al despertar, dulce sensación de vértigo y anticipación.

1 Comments:

Blogger Numantinum said...

Estés dónde estés, tranquila, porque estamos a tu lado para sujetarte siempre que sea necesario, aunque sabemos que nunca caerás, porque eres muy fuerte.

Te queremos

Numantinum

4/2/05 4:00 p. m.  

Publicar un comentario en la entrada

<< Home