24 de junio de 2005

Epitalamio**

Recuerdas cuando
en invierno llegamos a la isla?
El mar hacia nosotros levantaba
una copa de frío.
En las paredes las enredaderas
susurraban dejando
caer hojas oscuras
a nuestro paso.
Tú eras también una pequeña hoja
que temblaba en mi pecho.
El viento de la vida allí te puso.
En un principio no te vi: no supe
que ibas andando conmigo,
hasta que tus raíces
horadaron mi pecho,
se unieron a los hilos de mi sangre,
hablaron por mi boca,
florecieron conmigo.

Así fue tu presencia inadvertida,
hoja o rama invisible
y se pobló de pronto
mi corazón de frutos y sonidos.
Habitaste la casa
que te esperaba oscura
y encendiste las lámparas entonces.


Recuerdas,
nuestros primeros pasos en la isla?
Las piedras grises nos reconocieron,
las rachas de la lluvia,
los gritos del viento en la sombra.
Pero fue el fuego
nuestro único amigo,
(...)
El fuego vio crecer nuestro beso desnudo
hasta tocar estrellas escondidas,
y vio nacer y morir el dolor
como una espada rota
contra el amor invencible.
(...)
Hemos crecido juntos
pero no lo sabíamos.

(...)

**Pablo Neruda (Los versos del capitán)


Podría haber escrito el cuento triste que leí ayer.
Cuento de desencuentros, de ausencias...pero aún no...hoy toca apurar los últimos días en la isla...y mañana volverá a salir el sol...
Besos a todos...
Islas a todos...

2 Comments:

Blogger Nit Aguiar said...

Siempre sale de nuevo. Bonito texto.
:*

24/6/05 4:57 p. m.  
Blogger Sly said...

Gracias beu, en el link está el poema entero...siempre me ha gustado especialmente...

5/7/05 12:28 a. m.  

Publicar un comentario

<< Home