23 de marzo de 2006

Los sueños de Helena*

"Aquella noche hacían cola los sueños, queriendo ser soñados, pero Helena no podía soñarlos todos, no había manera.
Uno de los sueños, desconocido, se recomendaba:
-Suéñeme, que le conviene. Suéñeme, que le va a gustar.
Hacían cola unos cuántos sueños nuevos, pero Helena reconocía al sueño bobo, que siempre volvía, ese pesado, y a otros sueños, cómicos o sombríos, que eran viejos conocidos de sus noches de mucho volar"



¿Puede la superproducción de sueños provocar pesadillas?
Quizá...

Lo que seguro les acompaña es
insomnio.


*Eduardo Galeano (El libro de los abrazos)

5 Comments:

Blogger Numantinum said...

mejor tener demasiados sueños que demasiado pocos...poco a poco harán cola ordenadamente.

un beso

23/3/06 8:38 p. m.  
Blogger Sly said...

El orden y el equilibrio nunca han sido lo mío...nos conformaremos con que tomen forma.

Un beso

24/3/06 3:20 p. m.  
Anonymous aina said...

dicen que todo, en exceso, es malo. quizás a los sueños les ocurra lo mismo y se conviertan en pesadillas... y entonces no sé si es mejor seguir durmiendo o sentarse en la cama y pensar en ellos despierta...

28/3/06 11:24 a. m.  
Anonymous giovannadarco said...

Los suegnos nunca estaran en exceso, te lo dice una sognadora que no le sobra con la realidad.

Lo malo es que casi nunca se realizan....

muchos besos

No me tengas mucho insomnio cara!!

28/3/06 5:09 p. m.  
Blogger Sly said...

aina: creo que prefiero seguir durmiedno...abraçades maca!

giovannadarco: compagna!! si es que es separarme de ti y volver el insomnio, eso es una señal de que tengo que volver a Siena, verdad? Sigue soñando, cara...
Ti voglio bene

30/3/06 5:51 p. m.  

Publicar un comentario en la entrada

<< Home