26 de abril de 2009

Deberes

Nunca es tarde para escuchar promesas de futuro.
Aunque no creas en él.
Y haga tanto que no te fias de los hombres
que sueñan en tu sofá.